Organización Swiss Andina Turismo

BLOG


Experiencias, tips de viaje, noticias

¿Cómo es el viaje a Ciudad perdida? Crónica de esta #ExperienciaSwiss

  • 12 julio 2019
  • Autor: Swiss Andina
  • Número de visitas: 349
  • 0 Comentarios

Ciudad Perdida

El primer reto está en decidirlo: ir o no ir. Emprender un trekking de 4 días para esculcar la Sierra Nevada de Santa Marta y llegar a Ciudad Perdida, es algo que muchos colombianos ni siquiera consideran. Seguramente por eso este tesoro de la arqueología es más conocido en el exterior que en nuestro país.

Para resolver las dudas de cómo es el viaje a Ciudad Perdida, les compartimos esta crónica de la experiencia de una de nuestras viajeras.

 

Contenido

 

Día 0


Llega el día o la noche previa al inicio del trekking hasta Santa Marta, el paisaje te recargará y la salida mañana es temprano, no te conviene iniciar con contratiempos.


 

Día 1


Inicio Camino

Alrededor de las 7:30 de la mañana pasan a recogerte a tu hotel, pronto conocerás a tus guías y al resto del grupo, ellos seguramente terminarán siendo tus amigos porque el camino se presta para tejer lazos con los compañeros de travesía. En nuestro grupo había colombianos, estadounidenses, franceses y alemanes.

Si tienes equipaje extra no dudes en dejarlo en las oficinas de la agencia porque cada gramo te pasará cuenta de cobro en el camino. En camionetas avanzaremos una hora por la vía Santa Marta – Riohacha y una hora más por una trocha que nos lleva hasta el Mamey, o Machete Pelao. Hasta aquí llegan los carros.

Es momento de hacer los últimos ajustes en el equipaje, procurar que todo quede cómodamente ubicado, el cabello bien sujetado, el agua a la mano y todo lo necesario para protegerse del sol. Hacia la 1 de la tarde, después del almuerzo y algunas indicaciones, das los primeros pasos.

Este día caminaremos entre 4 y 5 horas hasta el campamento 1, el inicio del recorrido es una empinada loma con un inclemente sol golpeando de frente, pero poco a poco encontraremos la vegetación que nos reconfortará y dará sombra. Iremos de 0 a 600 metros sobre el nivel del mar. En este pico una estación necesaria con sabor a jugo de naranja natural, olor a cacao y café de la sierra secando en costales y la sonrisa de una anciana que vive en la zona.

Cacao y café

Desde aquí nos espera un descenso para llegar al campamento 1 ubicado a 400 metros sobre el nivel del mar. Un baño, una deliciosa comida y charlas y juegos con tus compañeros de viaje acompañarán una corta noche porque la energía es poca y nos espera el día más largo del camino a Ciudad Perdida.

Los campamentos de Ciudad Perdida son sencillos pero cómodos. Son cabañas (algunas más organizadas que otras) con camarotes alineados en varias filas, cada uno con su mosquitero.Los baños son compartidos y la cocina tiene todo lo necesario para que el cocinero de cada grupo haga de las suyas y nos sorprenda. Este último punto, particularmente, tiene una calificación de 10 en la experiencia de viaje, comidas variadas y deliciosas, cantidades generosas, postre con cada plato y café cada que hay oportunidad.

 


 

Día 2

Niños Tayrona

A las 6:00 de la mañana todos en pie para iniciar, la idea es que el grupo salga junto, por eso debes ser muy puntual para no retrasarlos a todos. Quienes después del primer día consideran que pueden sobrevivir con menos equipaje no dudan en dejar en el campamento 1 todo lo que está de más.

En la mañana caminaremos admirando la belleza de la Sierra Nevada durante unas 4 horas, hacia las 10 u 11 llegaremos al campamento 2 donde el Río Buritaca nos recibe para un reconfortante baño en sus aguas heladas.

Los habitantes de la Sierra tienen acuerdos para sacar provecho del turismo. Los campesinos son los dueños de campamentos, tiendas y proveedores de servicios en la primera mitad del recorrido, y los indígenas Tayronas son los encargados de la segunda mitad.

Todo el camino te cruzas con indígenas, mascotas y mulas de carga. Estas últimas llevan utensilios, mercado, equipaje de quienes renuncian a cargar su maleta y personas que deciden llegar más cómodas. Si se necesita una mula tu guía se encargará de conseguirla.

Mulitas

Los Tayronas son serios, pero amables, los que encuentras en el camino te dejan ver su esencia, los niños te piden dulces, y si tienes suerte podrás hablar con ellos en los campamentos.

Después del almuerzo continuamos hasta el campamento 3, Paraíso Teyuna, ubicado a solo una hora de nuestra anhelada Ciudad Perdida. En esta tarde te espera el ascenso más pronunciado y largo del recorrido, y en su cima una tienda con refrescantes frutas y un maravilloso anuncio: Lost City 4 km. Al finalizar este día habrás caminado entre 8 y 9 horas.

Tienda

 


 

Día 3

Con un guía tan especial como el nuestro la llegada a Ciudad Perdida se hizo con todo el protocolo del caso. “El Cabo” como lo llaman sus compañeros, nos propone desde la noche anterior estar listos unos minutos antes de las 6:00 a.m. para ser los primeros en llegar y tener la mejor visual de esta ciudad sagrada.

Letrero ciudad perdida

Un sueño hecho realidad. Unos dicen que 1200 otros que 1500 y otros que son más de 2 mil. Los escalones son irregulares, empinados y muy difíciles de contar pero después de una hora de camino desde el campamento 3, son el último obstáculo a superar para llegar a la imponente Ciudad Perdida de los Tayrona.

Ciudad Perdida, a 1200 metros sobre el nivel del mar, está vigilada de forma permanente por un grupo del Ejército Nacional, esto como parte de un acuerdo entre el Gobierno y los Tayronas, uno brinda protección y otros dejan que los turistas conozcan este mágico lugar. ¡Eso sí! Un mes del año el ingreso a turistas está prohibido porque toda la comunidad Tayrona se reúne en su lugar sagrado.

Ciudad Perdida

Solo el Mamo espiritual de los Tayrona puede vivir dentro de Ciudad Perdida, nuestro grupo tuvo la fortuna de conocerlo y recibir de su parte unas manillas elaboradas por él y su familia (2 esposas y 10 hijos). Cada manilla tiene un significado especial en relación con la conexión con la naturaleza.

Mamo

Qué tanto disfrutes tu paso por esta Ciudad sagrada dependerá de lo abierto que estés a recibir lo que ella te regala. Con nuestro guía estuvimos 4 horas recorriendo terrazas y escuchando historias, otros grupos tuvieron un paso más fugaz. A mi modo de ver el mío fue perfecto, y podría escribir un nuevo contenido de los aprendizajes que deja esta visita, pero debemos avanzar en el recorrido, así que continuemos.

Grupo

Comienza la ruta de regreso y en ese momento eres consciente de que solo vas en la mitad del recorrido. Vuelves hasta el campamento 3 para tomar el almuerzo y emprender el recorrido de 4 a 5 horas hasta el campamento 2. A estas alturas los dolores físicos ya se han manifestado (pantorrillas, rodillas, plantas de los pies, son los más frecuentes). A pesar de esto, el alma está feliz y la energía se siente renovada.

Ya ubicados en nuestro campamento para la última noche de la experiencia, tuvimos la fortuna de encontrarnos con un indígena de la comunidad Wiwa, una de las 4 que conforman el gran grupo de los Tayronas (también están los Koguis, Arhuacos y Kankuamos). Esta noche el cuerpo está muy agotado y de nuevo todos dormimos muy temprano.

 


 

Día 4

Ahora solo podemos pensar en llegar a la playa, y es que no se nos pasa por la mente una mejor manera de recuperar energías. De nuevo a las 6:00 a.m. estamos listos para partir del campamento 2, pero esta vez, aunque los guías sugieren hacer una pausa de 1 hora en el camino solo podemos pensar en ver aquella tienda donde nos dejaron las camionetas el día 1.

El recorrido está calculado para unas 8 horas, y pese a los dolores físicos, la emoción por llegar a la meta de estos 50 kilómetros (recorrido aproximado de ida y regreso a Ciudad Perdida) es más fuerte. Ya no hay estaciones para selfies, y al pasar por el campamento 1, donde sugieren hacer la estación, la mayoría solo recargamos agua, tomamos el refrigerio y continuamos.

En un tramo particular de regreso tuve la oportunidad de caminar sola por unas tres horas, iba a mi ritmo, pensando en todo lo aprendido, disfrutando los últimos momentos de ese ambiente tan ancestral. Me iba cruzando con personas de otros grupos, con guías que están atentos a lo largo del camino, pero conectada solo conmigo. Fue un momento realmente reconfortante.

De nuevo un refrescante jugo de naranja en esa cima donde ondea la bandera de Colombia, desde allí ya solo queda el último y pronunciado descenso hasta el Mamey. En el grupo el idioma no es una barrera para hacernos entender, hacer bromas y apoyarnos y así es hasta el momento de la llegada. Todos los que ya están en la tienda reciben con aplausos, agua y cerveza a todo el que va arribando.

El almuerzo final, las palabras del guía más apasionado, la última foto de grupo, y el intercambio de contactos con los nuevos amigos. Dos horas en las camionetas y estaremos de regreso en la Bahía más linda de Suramérica, Santa Marta. El Mar Caribe nos recibe con un atardecer espectacular, recordándonos lo afortunados que somos de haber llegado hasta ese punto.

Atardecer

Mágica Ciudad Perdida, un viaje realmente retador, gratificante y apasionante.

 


 

Recomendaciones para viajar a Ciudad Perdida

  • Llega con toda la fuerza mental y la frase retumbando en tu cabeza “Puedo hacerlo”
  • Procura tener un grado (aunque sea leve) de entrenamiento físico y resistencia
  • Empaca exclusivamente lo necesario, no cargues nada pesado e innecesario. En la sede de la agencia en Santa Marta podrás guardar el equipaje que no necesitarás en Ciudad Perdida.
  • Lleva tennis o botas de trekking cómodas, solo un par, y unas sandalias para las noches. Nadie se fijará si repites ropa, así que puedes enjuagarla en las noches y usarla de nuevo.
  • En las tiendas del camino podrás comprar dulces, pasabocas y bebidas para apoyar la economía de los locales.
  • Lleva tu termo para el agua, aunque en las tiendas venden agua embotellada, tienes la opción de recargar en los campamentos. Así ahorras dinero y generas menos desperdicio.
  • Siempre antes de fotografiar a los indígenas pídeles autorización, usualmente te dirán que sí pero es muy importante consultarles.
  • Lleva alguna crema para los dolores musculares, ayuda mucho a la recuperación.
  • Sé muy feliz y disfruta todos los regalos que la Sierra Nevada y Ciudad Perdida tienen ti.

Usa las flechas que ves en el video para apreciar este viaje en 360

Print

Please login or register to post comments.

Your name
Your email
Subject
Enter your message ...
x






Ponte en contacto con
Swiss Andina:

«septiembre de 2019»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
2627282930311
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30123456
 

Suscríbete para conocer más experiencias Swiss

MEDELLÍN: +57(4) 313 2544   Carrera 43A No. 16 Sur - 47 local 102
Registro Nacional de Turismo: #518
BOGOTÁ: +57(1) 492 6080   Carrera 10 # 97A - 13 Trade Center oficina 406
Registro Nacional de Turismo: #519

HORARIOS DE ATENCIÓN

Oficina principal:
Lunes a Viernes 8:00 a.m. - 6:00 p.m.

Tenemos disposición de números celulares en aeropuertos para atención las 24 horas del día.

> Aeropuerto José María Córdova:  (311) 390 2279.
   Registro Nacional de Turismo: #8764
> Aeropuerto Enrique Olaya Herrera:  (310) 835 8167
> Aeropuerto El Dorado Bogotá:  (312) 350 2178 - (312) 306 6217

Políticas de privacidadCláusulas de responsabilidadDerecho de retractoPolíticas de servicioPolíticas del sistema de gestiónCompromiso sostenible

© | Todos los Derechos Reservados

 

Top